MINITIP, VIAJAR

Cómo empacar una maleta para ahorrar espacio

Advertencia: esto no es un tutorial de cómo doblar y esconder ropa en recobecos, este es un tutorial para llevar lo menos posible, la única forma REAL de ahorrar espacio en la maleta.


Jamás he podido viajar ligero. Si no fuera porque el exceso de equipaje cuesta (y lo he pagado un par de veces) creo que cargaría con todo lo que hay en mi casa… (Que por fortuna es mucho menos que antes).

El fin de semana pasado hice una maleta por primera vez después de simplificar mi clóset y me sorprendieron varias cosas:

– Que como tengo muy poca ropa y solo la que SÍ uso, así que no pensé mucho en qué llevarme. Tengo mis conjuntos armados.
– ‎Que no tengo ropa ni muy calurosa ni muy fresca y eso ayuda mucho, porque si hace frío llevo un sweater, y si no, no necesito nada más. (Esto me funciona porque no soy friolenta, pero si tú sí eres, quizá valga la pena que lleves ropa más abrigada).
– ‎Que aún cuando tengo lo justo, soy capaz de echar mil cosas “por si acaso”; aún no soy una viajera minimalista al 100%.

Justo por ese último punto, mientras armaba mi valija, pensé en algunas reglas para obligarme a no llevar cosas que no necesito. ¡Espero que también te sirvan!

1. Olvídate del “por si acaso”

Este es mi peor enemigo a la hora de empacar. “Por si hay una fiesta”, “por si hay alberca” y la que más me divierte: “por si necesito más calzones”. La realidad es que muy pocas veces suceden esos “por si acaso”… Es más, jamás he usado algo que haya guardado para una situación hipotética.

Tip: lleva lo justo y si ocurre algo inesperado, resuélvelo allá.

2. Usa un pantalón para varias blusas

Sobre todo si vas pocos días, llévate uno o dos pantalones y varias blusas. Si eres más extrema como el presidente de Levis, puedes incluso sobrevivir con unos jeans en todo tu viaje (aunque iuu).

3. No lleves ropa interior de más

A menos que tengas menos de 4 años…

4. No lleves la ropa para hacer ejercicio (a menos que hagas ejercicio)

Hasta hoy, siempre hacía esto. Llevarme ropa deportiva para ejercicio en vacaciones. Me funcionaba cuando era constante con mis rutinas, pero en esta temporada de sedentarismo mi regla es que si no lo hago en casa, menos en mis tiempos de relajación.

5. Procura que tu toalla no ocupe la mitad de tu maleta

Si vas a casa de algún familiar, seguro tienen una toalla que te puedan prestar; si vas a un hotel, es raro que no te ofrezcan toallas. Si “ninguna de las anteriores”, echa una que no ocupe la mitad de tu valija.

6. No empaques para todos los climas

Consulta el clima del lugar a donde vayas y pide consejo a quienes estén allá. Es raro que el pronóstico esté muy desfasado de la realidad o que la temperatura cambie tan drásticamente.

Y otra cosa… me pasó que llevé unas blusas de “invierno”, pero la ciudad a la que fui ya está más allá del calentamiento global y no hizo nada de frío. Me asé. (Por no ver el pronóstico ☹)

7. Lo que traes puesto sí cuenta

¿Te ha pasado que te cuesta más cerrar la maleta de regreso y traes exactamente lo mismo? Pues te equivocas, en especial si vuelves con ropa distinta a la que te llevaste. Cuenta lo que traes puesto porque a veces eso abarca más espacio que lo que llevas en tu maleta.

8. Haz una agenda

¡Planear es vital! Si sabes exactamente qué harás, sabes qué debes llevar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *