HOGAR

Las excusas de mi acumuladora interna (y cómo las ignoro)

Si de acumular se trata, las excusas nos sobran. Al comprar nos decimos frases como “me lo merezco” o “lo necesito” (esto último siempre es cuestionable), mientras que al decidir si quedarnos con algo o no, nos justificamos con afirmaciones absurdas.

Yo tengo cuatro que siempre me acompañan y que debo estar callando a menudo. Aquí les cuento cuáles son y cómo las ignoro.

#1 Es que me lo regalaron

¡Uff! Esta es la excusa que más trabajo me cuesta callar, porque siento que deshacerme de lo que me regalaron es una falta de respeto a la persona que me lo dio (y por lo general es un ser muy querido).

Sin embargo, poco a poco me he vuelto “desalmada” en este aspecto. ¿Cómo? En primer lugar, porque creo que cuando alguien te da un presente lo hace porque te quiere y, si bien le gustaría que lo usaras (seguro se esforzó buscándotelo), no te obligaría a usarlo si no te hace feliz.

Esto también me ha hecho mucho más cautelosa a la hora de regalar algo.

En segundo lugar, pienso que tenerlo guardado no es honesto ni contigo ni con la persona.

Con esto no significa que voy por el mundo diciéndole a la gente que no me gusta lo que me regaló, siempre lo acepto con muchísimo gusto, porque sé que es una representación de la estimación que sienten por mí. Y además casi siempre me dan regalos que sí son útiles y me gustan (¡Yei! 😊).

Les recomiendo mi artículo: El arte de dar regalos, recibirlos y tirarlos.

#2 Me lo pondré cuando enflaque

Esta excusa la eliminé desde hace tiempo, no porque haya perdido la esperanza sino porque dejé de sentirme mal por mi cuerpo (y más durante y después del embarazo <3). Esto no significa que me descuide ni mucho menos, sino que si tengo una meta de talla me espero a tener esa talla para comprarme la ropa. Ahí sí aplica el “me lo merezco”.

#3 Qué tal si…

“¿Qué tal si un día pasa equis situación y necesitamos equis cosa que no usamos el 99% del tiempo?”. Fácil, entonces veremos cómo conseguir esa cosa. Mientras tanto, solo estorba en nuestra casa.

#4 Me costó mucho dinero

Cosas = espacio = tiempo = dinero. Si tenemos eso en mente es fácil decir adiós a las cosas aunque nos hayan costado mucho dinero, en especial si no nos aportan felicidad ni utilidad.

¿Cuáles son las excusas de tu acumulador interno?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *