MINIMALISMO

Maquillarse y ser minimalista: ¿Es compatible?

Atención: yo no soy maquillista profesional ni dermatóloga, así que no lo tomen como consejo de experta.

Un día intenté cerrar mi bolsa de maquillaje como cierro las maletas cuando están sobrecargadas o como cierro mi pantalón después de las fiestas (ustedes entienden la idea).

Yo no soy de las que se arregla mucho: ni mi trabajo me lo exige, ni mi estilo es así. Me gusta la simpleza -algunos dirán que la facha- y priorizo la comodidad.

Por mucho tiempo me sentí mal por no querer andar de tacones todo el día, pero hice las pases con eso y decidí que era mejor llevar flats con estilo, a caminar como si estuviera espinada. (Por cierto, igual adoro los stilettos).

La otra cosa que decidí simplificar fue mi maquillaje; por una parte, porque no sabía usar todas las cosas que te venden (corrector, primer, base, polvo, bla bla…) y por otra, porque no me sentía cómoda con tantas capas.

En este post les cuento si ser minimalista y maquillarse es compatible. Y de paso, cómo armar la bolsa de maquillaje minimalista perfecta. ¡Sigan leyendo!

Maquillaje y minimalismo: ¿Se puede?

Existen varias posturas acerca del maquillaje y el minimalismo. Hay quienes dicen que una verdadera minimalista no se maquilla. Yo no creo eso.

El minimalismo no es una religión. Hay algunos “mandamientos” básicos, pero no pasa nada si los ajustas a tu estilo de vida. (Al menos ese es mi enfoque).

Como dicen por ahí: la lucha no es con otros, sino contigo mismo. Se trata de que tú tengas menos cosas que antes, no que todos. Se trata también de cuestionarte por qué lo haces. Y más importante aún, se trata de llevar una más vida simple.

El minimalismo debe mejorar tu vida, no llenarla de reglas estresantes y sumamente complicadas. No hay una “meta” de vivir como asceta, hay un objetivo de vivir más tranquilo, tener menos cosas de las cuales preocuparse y más tiempo libre para hacer lo que te gusta.

Y para eso no existe una fórmula.

La bolsa de maquillaje de una minimalista

Luego de ver que no podía cerrar mi bolsa de maquillaje, pensé en una regla:

Todo mi maquillaje debe caber aquí.

Pero antes de ponerla en práctica, pregunté a otras mujeres en un grupo de Facebook: ¿qué cargan en su bolsa de maquillaje? En total hubo 38 comentarios, desde quien ya no se maquilla hasta quien no ha podido deshacerse de las decenas de labiales o sombras que tiene.

Hice un Excel muy sencillo con todas las respuestas y descubrí que hay dos “básicos” para la mayoría: el rímel y el labial.

Y hubo otros comentarios muy interesantes.

Con todo eso, más lecturas al respecto y mi propia experiencia, escribí las siguientes conclusiones:

  1. Cuida tu piel. Entre más limpia esté tu piel, menos maquillaje necesitarás. Ve al dermatólogo y pregúntale qué tratamientos sí puedes probar. Pero tampoco te estreses si no logras una piel de modelo. La verdad es que para la piel y el cabello la herencia importa mucho, así que hay una parte que no puedes controlar.
  2. La crema para tu tipo de piel y el protector solar están obligados.
  3. Si tienes alguna enfermedad o alguna afección de la piel y quieres maquillarte mucho, adelante, si no, también. Depende de cómo te sientas. (Pero consulta a tu dermatólogo si hay algún ingrediente que debes evitar).
  4. Si te gusta maquillarte, adelante, solo no tengas tanto maquillaje inútil. Procura que todos tus labiales y sombras te sirvan para tu vida cotidiana; de otra forma solo acumulas más cosas y desperdicias.
  5. Toma un curso de maquillaje, ve tutoriales y prueba hasta encontrar tus marcas y colores perfectos, así empezarás a prescindir de lo que no te funciona. No te dejes llevar por las marcas más caras o las que todos usan. La sombra de una marca puede funcionarte muy bien, pero su rímel o su base no.
  6. Busca rellenables y carga miniaturas.
  7. Mejor tener poco maquillaje para el día a día y si necesitas maquillaje de fiesta ir al salón de belleza. Así no compras cosas que solo usarás un par de veces.
  8. Limpia tus brochas frecuentemente. Eso les dará más vida y también sirve para cuidar tu piel de infecciones.

Si de verse bien se trata, hay tres cosas que, si podemos, debemos cuidar: los dientes, la piel y la depilación de cejas. Con eso, un poco de rubor, labial y un rizador de pestañas, estamos listas.

¡Hasta la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *