PROYECTOS H+O, RESEÑAS DE LIBROS

“Menos es más”, de Francine Jay, un buen libro para empezar con el minimalismo


Convertirse en minimalista no es como seguir una dieta de choque. No podemos deshacernos de todas nuestras posesiones en una sesión desenfrenada y después marcar la casilla de las tareas realizadas. Si lo hiciéramos así, sufriríamos el efecto rebote: las cosas volverían a acumularse rápidamente, al igual que los kilos perdidos. Tenemos que cambiar nuestra actitud de fondo (…). Tenemos que acercarnos al estilo de vida minimalista como deberíamos hacerlo a una nueva dieta más saludable: no como una actividad puntual, sino como un cambio completo de vida.

Francince Jay (Menos es más)


Cuando escuchamos la historia de alguien que de la noche a la mañana dejó todo e hizo tal o cual cosa impactante, faltan partes importantes del cuento. Si bien hay acontecimientos que nos inspiran a cambiar -ya sea una tragedia o una gran bendición- por lo general son solo detonadores o conclusiones de procesos largos. El cambio verdadero es paulatino.

Hace poco noté que daba mucho crédito al libro de Kondo, cuando en realidad llevaba un buen tiempo tratando de quitarme cosas de encima. Empecé hace años con una colección de peluches a la cual me aferraba porque el 90% eran regalos de mi papá; luego seguí con recuerditos de personas que había conocido en mi infancia nómada, después con libros del colegio o apuntes de la universidad que guardaba por si los necesitaba. Todo esto, aún sin haber leído nada sobre el minimalismo.

A veces, desde afuera parece que alguien solo renuncia a su trabajo y se va a viajar por el mundo, pero lo más probable es que por su cabeza hayan pasado miles de ideas similares o que haya tomado acciones sutiles para llegar a ese punto.

Y esto del minimalismo no es la excepción.

En este post te traigo un poco de la filosofía de Francine Jay, quien empezó su blog sobre minimalismo en 2009 y escribió un libro llamado “Menos es más: Cómo ordenar, organizar y simplificar tu casa y tu vida”, un buen punto de partida si aún te causa mucha ansiedad deshacerte de tus cosas.

Pienso que es un libro para principiantes porque propone reglas muy claras en función de tiempo y/o cantidad (tipo: si sale uno, entra uno; si no lo has usado en determinado tiempo…) y te deja algunos respiros (como una caja para cosas que aún no sabes si tirar o no).

(FYI: Estos dos últimos son un “NO” en el método de Kondo).

Además, te ayuda a cuestionarte. En particular, a mí me gustaron mucho estas cuatro reflexiones (no todas son textuales):

  • ¿Alguna vez has evitado una visita porque tu casa estaba demasiado tirada?
  • ¿Tendrían tus cosas el poder de atarte al lugar donde estás?
  • ¿Qué pasará con tus cosas cuando mueras?
  • ¿Te daría vergüenza explicarle a algún amigo la razón por la que quieres guardar algo?

Aquí te dejo algunas citas para pensar y más adelante un resumen de su método propuesto.

10 citas de Francine Jay sobre minimalismo

“El espacio tiene el mismo valor que las cosas”.

“No vas a herir los sentimientos de tus pertenencias”.

“Cuando seamos viejos, no nos emocionaremos al recordar las cosas que tuvimos, sino lo que hicimos en los espacios que habitan entre nuestras pertenencias”.

“Tenemos que responsabilizarnos de todo el ciclo vital de los artículos que compramos, incluida su correcta eliminación”.

“El desorden es una criatura social; nunca está solo por mucho tiempo”.

“Las superficies no son un espacio de almacenamiento (… la superficie más grande de todas, ¡el suelo!)”.

“Lo mejor del estilo de vida minimalista es que las satisfacciones son inmediatas: cada objeto que desechas aligera tu carga al instante”.

“Tu dormitorio debería ser la habitación más despejada de la casa. Desempeña una función extremadamente importante: proporcionan consuelo a tu agotada alma”.

“Lo ideal sería que pudieras vestirte a oscuras y aún así lucir estupendamente”.

Y mi favorita…

“Piensa en la energía vital que conlleva poseer una sola cosa: planificar la compra, leer opiniones sobre el objeto en cuestión, buscar el mejor precio, ganar (o pedir prestado) el dinero necesario para comprarlo, ir a la tienda para adquirirlo, llevarlo hasta casa, buscarle un sitio, aprender a utilizarlo, limpiarlo (o limpiar a su alrededor), mantenerlo, comprar piezas adicionales, asegurarlo, protegerlo, evitar que se rompa, arreglarlo si se rompe y , en algunos casos, seguir pagándolo cuando ya te has desecho de él. Ahora multiplica todo eso por el número de objetos que tienes en casa. ¡Vaya! ¡Es agotador!”

¿Qué es el método STREAMLINE?

En general, las frases que usa Jay como “pasos” para organizar se explican por sí solas. Al final, estas forman la palabra streamline, que puede traducirse como “optimizar”.

Siempre hay que volver a empezar. “La clave para empezar de nuevo consiste en sacarlo todo del área elegida”.

Trique, tesoro o traspaso. Aquí incluye la caja para objetos “dudosos provisionales”…

Razón de ser de cada objeto.

En cada lugar, una cosa, y cada cosa en su lugar.

Apartarlo todo de las superficies. “Las superficies horizontales actúan como un imán para el desorden. Entra en casa con las manos ocupadas y te garantizo que lo que llevas aterrizará en la primera superficie disponible”.

Módulos. Dividir un sistema complejo en componentes más pequeños y específicos.

Límites. Por ejemplo, un límite es el tamaño del clóset.

Intercambio. Entra uno, sale uno

Nada de ser permisivo: restringe. “Lo más básico significa cosas distintas para cada persona. No existe una lista maestra de lo que debe haber en un hogar minimalista. Debes configurar tu propia lista de imprescindibles y después restringir tus cosas para que se adapten a ella”.

El mantenimiento diario. Establecer rutinas para lo que entra en casa y respetarlas.

Sin duda, la vida minimalista también está basada en hábitos, ya sean de pensamiento, consumo o comportamiento. Y como en cualquier otro caso, necesitamos tiempo y esfuerzo para adquirirlos. ¡Buena suerte y hasta la próxima!

2 thoughts on ““Menos es más”, de Francine Jay, un buen libro para empezar con el minimalismo

  1. Magnífica reseña. Otra cosa que yo pienso es que cuando compras o alquilas una casa recibes X metros cuadrados por tu dinero. Si tienes muchas cosas que no utilizas, estás renunciando a ese caro espacio en favor de cosas que no te sirven para nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *