Clóset

¿Cuánta ropa debo tener en mi clóset?

Mi mamá me cuenta de los vestidos que ella tenía y le encantaban; también platica de los atuendos que le veía a mi abuela cuando era niña. 

Vestido de novia aparte, creo que yo no sería capaz de tener una conversación similar con mis hijos. No recuerdo una pieza que me hiciera sentir tan bien como para ocupar un lugar en mi memoria. 

Y eso es muy triste.

Yo soy parte de la generación de la ropa desechable, algo que estoy dispuesta a cambiar por varios motivos: presentación personal, consumo consciente y, por supuesto, una vida más simple.

Llegar a este punto no ha sido fácil, créanme, y aún estoy muy lejos de armar el clóset de mis sueños o construir el estilo que quiero. Pero desde hace un buen tiempo, mis cajones ya no vomitan. 

Lo interesante es que la adicción a comprar ropa y zapatos no es sinónimo de que seas fashionista, yo JAMÁS lo he sido. Y tampoco es un indicador de que ahogues tus tarjetas por comprar ropa de diseñador. Bien te puedes gastar todo en un H&M.

Hace unos años, empecé por detenerme antes de comprar cualquier prenda, con una pregunta muy sencilla:

¿De verdad me encanta?

Con eso reduje mi consumo. Pasé de comprar cada quince días, un mes o cuando veía ofertas, a comprar solo cuando realmente lo necesitaba, aunque creo que eso tampoco es 100% ideal (más adelante te diré por qué). 

Una pregunta muy común es:

¿Cuánta ropa debo tener en mi clóset?

La mayoría de nosotras quisiera un guardarropa a la Carrie Bradshaw en la casa de Big (los hombres quizá uno como el de Barney Stinson). Pero una cosa es nuestro deseo y otra es nuestra realidad y el tipo de vida al que aspiramos. 

Una pizca de historia e información sobre la industria

Para saber cuál es el número mágico, indagué un poco. Empecé por buscar cuántas prendas de ropa tenían las mujeres en el pasado. 

“Entre los dos (falsos) extremos de que la mujer promedio poseía solo dos atuendos porque tenía que procesar la fibra, tejer la tela y hacer todo a mano, y que las mujeres aristocráticas jamás usaban el mismo vestido dos veces, hay una verdad mucho más razonable: las mujeres de todas las clases mandaban a hacer sus vestidos con costureras, y remodelaban y renovaban sus piezas de ropa para estar a la moda. Muy similar a hoy, el tamaño del guardarropa dependía del tamaño del presupuesto”, dicen escritoras y creadoras del blog Two Nerdy History Girls

En 1930, las estadounidenses tenían 30 atuendos en promedio; actualmente, compran más de 60 piezas de ropa nueva cada año, de acuerdo con la periodista Elizabeth Cline, autora de Moda desechable. El escandaloso costo de la moda barata, un libro que les recomiendo.

De México, encontré cifras muy confusas, así que no las incluyo. 

Tanto el libro de Cline como otros textos hablan de un arte perdido: el de mandarte a hacer tus prendas, cuidar de ellas y repararlas. Ahora, la mayoría de las veces es más caro remendar la ropa que comprar nueva.

Parece complicado regresar a esos tiempos en los que un vestido tenía VALOR e HISTORIA, en especial porque los costos en las tiendas de moda rápida (fast fashion) son muy atractivos. 

Pero más allá de lo que signifique eso para nuestra economía (y, en verdad, creo que es una mera ilusión), debemos estar conscientes de que si a ti te costó prácticamente nada, alguien más lo pagó. Eso es lo que explica muy bien Cline.

Nuestras ansias por comprar sin duda provienen de los medios de comunicación, pero están basadas en una economía que explota a un grupo de personas para venderle a otro grupo de personas explotadas de distinta manera.

De ninguna manera juzgo a quien compra en las tiendas de moda rápida; de momento yo soy parte de ese grupo y, aunque no lo fuera, tampoco lo haría. Hay todo un sistema que nos juega en contra y hacer el cambio es MUY complicado, pues hay razones mucho más profundas que tener flojera de hacer las cosas de manera diferente.

Además, creo que para terminar con los grandes problemas de la humanidad es necesario empezar desde arriba, no desde abajo. Como dice mi esposo: la serpiente se mata por la cabeza.

Sin embargo, si tienes el tiempo, las ganas y las posibilidades, vale la pena al menos intentarlo. 

¿Cuánta ropa debo tener en mi clóset? 

Pero vamos al punto: ¿Cuánta ropa debo tener en mi clóset? 

No hay mucha información más en internet al respecto del tamaño de los guardarropas antiguos (si conocen algún libro interesante del tema, por favor, recomiéndenlo). Lo que sí encontré fueron varias ‘fórmulas’ para tener el clóset ideal hoy.

Aquí les dejo algunas:

Project 333

Courtney Carver, una de las promotoras del minimalismo más famosas, tiene un método para usar 33 prendas por 3 meses. 

El clóset de 10 prendas

Jennifer L. Scott tiene otra propuesta: 10 piezas 

5 piezas = 30 outfits

La firma Vetta incluso te vende todo un “clóset cápsula”, hay de diferentes tipos. Está interesante.

No Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *